Heroica coronación de la Azul y Blanco de Futsal

Heroica coronación de la Azul y Blanco de Futsal

Hay una generación de jugadores que marcaron un antes y después en la historia del futsal nicaragüense. Un grupo de muchachos entusiastas, forjados en su mayoría en las calles de los barrios de Managua y en canchas de asfalto y sintéticas con condiciones mínimas, pasaron por encima de Costa Rica, una potencia en Centroamérica y de respeto en Concacaf, ganándole 4-0 en la final del Torneo Sub-20 de Uncaf, convirtiéndose en la gran sorpresa al superar a rivales de mayor jerarquía y tradición como México, Cuba y Costa Rica, los tres mundialistas en categoría mayores. 

Andy Cruz (14) dio alas a un sueño que parecía difícil abriendo el marcador. Los ticos presionaron todo el tiempo, pero la inspiración de la Azul y Blanco era infinita. Todo le salía. El portero Asdierick Roca atajó una y otra vez el ataque de los costarricenses, que nunca dejaron de pelear, sin embargo las anotaciones  de Wesly Ruiz (22), Julio Espinoza (34) y Cristian Fuentes (38) se convirtieron en una losa difícil de superar. El futsal celebra su primer título internacional conseguido en un torneo de desarrollo que tiene un valor simbólico y esperanzador para el futuro en Nicaragua.  

La gente del futsal llora de alegría y se ilusiona en el futuro porque es el primer título conseguido en futsal o balompié casero en cualquier categoría. Lo logrado por estos muchachos y el técnico costarricense Carlos Sotela debería servir para que los dirigentes, federación y empresa privada pongan más atención en este deporte, que apenas se empezó a practicarse de forma organizada desde hace siete años y ya dio grandes resultados jugando en canchas de asfalto y sintéticas. 

Los jugadores de futsal combinan estudio con trabajo y por las noches entrenan dos o tres veces a la semana, dependiendo de caso particular, y juegan el fin de semana. Muchos participan en los torneos nacionales por amor, algunos reciben alguna ayuda económica o los pasajes, caso contrario del futsal costarricense, el más avanzado de la región con su liga de primera división, el torneo sub-20, ligas de categorías menores y futsal femenino, una estructura que parece muy lejana en nuestro país.