La afición salvadoreña se apodero del Cuscatlán

La afición salvadoreña se apodero del Cuscatlán

El aficionado salvadoreño no quedó a deber en su apoyo a la selección en el juego ante la hoja de maple.

A pesar de la derrota contra la mejor clasificada de la octagonal, los seguidores nacionales salieron tranquilos por el esfuerzo que demostró el combinado de Hugo Pérez en una jornada tumultuosa en lo extradeportivo.

Desde que se habilitaron los portones del Cuscatlán, los seguidores de la azul estuvieron comentando sobre el ambiente tenso que se vivía entre el equipo de todos y la Federación de fútbol por el suceso ocurrido entre ambas partes previo al encuentro.

Con mucha duda en el aire, el ambiente se encaminaba a lo normal en un partido de eliminatoria, con camisetas, bufandas, banderas, silbatos y muchos adornos para apoyar al equipo de Hugo Pérez, quienes jugaban ante la mejor selección de la región.

El estadio lució a un 60% de capacidad con la convocatoria que se hizo presente al recinto deportivo.

Cabe destacar que, las localidades de sol preferente no estaban habilitadas para el encuentro de la azul debido a la acción que impuso CONCACAF por la conducta inapropiada de la afición en encuentros anteriores.

Durante los actos protocolarios hubo un murmullo constante por la ausencia de uno de los hombres claves como Mario González.

En los primeros minutos la afición comenzó a impacientarse por el dominio de la selección canadiense y la poca propuesta de los de Hugo Pérez. Al minuto 17', todo el estadio esperaba el primer gol de la visita, sin embargo, Kevin Carabantes se vistió de héroe al atajar una ocasión inmejorable de gol para Canadá que levantó a toda la afición como si hubiera sido un gol.

Lastimosamente siempre hay unos pseudoaficionados que empañaron el espectáculo como algunas personas ubicadas en Sombra Norte quienes lanzaron bolsas de agua a los jugadores canadienses a la hora de hacer el córner.

Sobre el minuto 30', se levantó todo el estadio con la opción que tuvo Bonilla luego de un centro por derecha del zaguero Roberto Domínguez.

Para la etapa complementaria, el público empezó a presionar y empujar a los de Hugo Pérez y eso se transmitió con el nerviosismo que lució la escuadra canadiense por algunos minutos del segundo tiempo.

El estadio estalló sobre los 64 minutos con una jugada polémica dónde Bryan Tamacas fue derribado en el área por Tajon Buchanan y el árbitro decidió no pitar el penal y mucho menos hacer uso de la utilización del VAR.

Sobre los 69 minutos se vino un baldazo de agua fría para los seguidores de la azul con el gol de Canadá. Por un momento, un sector de la afición celebraba lo que parecía ser un gol anulado para la hoja de maple pero el juez lo terminó convalidando.

Ya con la derrota consumada parte de la afición se fue molesta por el arbitraje y la otra mitad se fue tranquila con la sensación de que la selección opuso resistencia ante uno de esos mejores equipos de la región. 

 

 

 

El partido en el Cuscatlán fue de la afición

vía:ElGráfico