La Cámara de Diputados de Chile aprueba la Pensión Garantizada Universal de Sebastián Piñera

La Cámara de Diputados de Chile aprueba la Pensión Garantizada Universal de Sebastián Piñera

Pese a los cuestionamientos sobre su financiamiento, finalmente el proyecto se aceptó de forma unánime.

El proyecto de la Pensión Garantizada Universal (PGU), impulsado por el Gobierno de Sebastián Piñera, fue aprobado este lunes por la Cámara de Diputados de Chile de forma unánime con 138 votos a favor, y pasará a ser debatida en el Senado, siendo un requisito excluyente para su promulgación.

La aceptación de los diputados se produjo pese a las dudas que generaba la financiación de este gasto público, incluyendo las críticas del futuro presidente, Gabriel Boric, quien todavía tiene su banca como legislador: «Es pan para hoy y hambre para mañana», dijo el mandatario electo a fines de diciembre. «Los gastos permanentes deben financiarse con ingresos permanentes», señaló, bajo la premisa de que previamente debía instaurarse una reforma tributaria.

Se espera que la PGU llegue a 2,4 millones de personas

Esta posible legislación estipula pagos mensuales de hasta 185.000 pesos (217 dólares), que se suman a las pensiones básicas que ya recibían los chilenos. A su vez, el monto disminuye para aquellos ciudadanos que requieran menos asistencia del Estado.

Los destinatarios de este beneficio serían los mayores de 65 años, que no pertenezcan al 10 % más rico de la población, con un mínimo de 20 años de residencia en el país y que cuenten con una jubilación base inferior al millón de pesos (1.175 dólares). Así, se espera que la PGU llegue a 2,4 millones de personas si es aprobada también por la Cámara alta, cuya votación aún no tiene fecha.

«El gasto que represente esta ley se financiará con la eliminación o modificación de exenciones tributarias; con la provisión de recursos incluidos en la Ley de Presupuestos 2022; y con la reducción del aporte anual obligatorio al Fondo de Reserva de Pensiones», informó la Cámara de Diputados.

Por su parte, el Gobierno de Piñera propuso esta nueva legislación tras el estallido social más importante de la historia de Chile, que tuvo al sistema de pensiones entre los reclamos principales de las protestas.