Congresista republicano pide al gobierno de Joe Biden un “embajador fuerte” para El Salvador

Congresista republicano pide al gobierno de Joe Biden un “embajador fuerte” para El Salvador

Congresista Adam Kinzinger del partido Republicano insiste en poner un embajador fuerte en El Salvador por casos de corrupción en GOES. 

Muchos ha sido los casos y sucesos, estos casos de corrupción que han salido a la luz de parte el Gobierno en gestión de Nayib Bukele, asimismo como de sus amigos los cuales hacen un papel de ministros y futuros diputados como por ejemplo Ernesto Castro.
 
En múltiples ocasiones la FGR y la población en general se han mantenido pendiente y vigilante del erario publico y del uso que los funcionarios le puedan dar a este.
 
Además, de como utilizan todo el poder que hasta el día de ahora emanan por ser funcionarios de la República. 
 
El anterior embajador, Jonhson, fue muchas veces excéntricamente claro en decir que el acotaba y sobre todo compartía muchos de estos pensamientos autoritarios que Bukele ponía en práctica junto con su Gabinete de estado, y en especial los Ministros Monroy y Rivas, de seguridad y de las FAES.
 
En el caso de corrupción, fue Koky Aguilar quien para muchas personas y sobre todo lo opositores políticos del gobierno “destapó” la corrupcion que Bukele estaba propagando con sus amigos Ministros, empezando desde romper la Ley de ética para poder hacer negocios con el estado junto con las empresas de funcionarios, hasta usar el uso de la fuerza a como de lugar.
 
Es por eso, que él congresista Repúblicano decidió “pedir” al gobierno de Joe Biden un nuevo embajador que sea fuerte y que no se deje llevar por las acciones autoritarias de Bukele, así como el anterior.
 
Esto lo hizo publico en una audiencia con el secretario de estado Blinken, ante el comité de asuntos exteriores de la cámara de Representantes.
 
Además añadió, que el actual presidente de El Salvador (Bukele) necesita dejar de estar cruzando la raya debido a sus actos de poder y la descalificación de los otros órganos de estado.
 
Desde la salida de Ronald Johnson el 20 de enero, Estados Unidos no ha llenado esa vacante con un embajador. El cargo lo ha asumido el excónsul Brendan O’Brien en su calidad de Encargado de Negocios.
 
Este no es el primer mensaje desde el Congreso de Estados Unidos hacia El Salvador o que prevenga los abusos de Bukele. A lo largo de 2020, tras abusos de poder y golpes a la democracia, numerosas cartas firmadas por legisladores llegaron al país.
 

En su mayoría, provenían de demócratas que rechazaban la forma transaccional en que la administración de Donald Trump trataba a El Salvador: respaldo político total a cambio de sumisión a sus políticas migratorias.

Sin embargo, un grupo de influyentes republicanos, incluyendo uno de los referentes del expresidente Donald Trump para asuntos hemisféricos, el cubanoamericano Mario Díaz-Balart, también exigieron poner fin a abusos de poder y limitaciones al ejercicio periodístico.

Y con una nueva administración demócrata, con Joe Biden al frente, Kinzinger se suma a los republicanos que exigen que el país norteamericano se pronuncie con mayor firmeza sobre los golpes a la democracia en El Salvador.