El Directorio Ejecutivo del FMI concluye la Consulta del Artículo IV con El Salvador correspondiente a 2021

El Directorio Ejecutivo del FMI concluye la Consulta del Artículo IV con El Salvador correspondiente a 2021

Washington, DC :  El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) concluyó el 24 de enero la Consulta del Artículo IV  [1]  con El Salvador.

La pandemia interrumpió diez años de crecimiento, pero El Salvador se está recuperando con rapidez. Una demanda externa vigorosa, remesas resilientes y la gestión sólida de la pandemia —con la ayuda de un desembolso en el marco del Instrumento de Financiamiento Rápido (DEG 287,2 millones o USD 389 millones) aprobado en abril de 2020— están respaldando una rápida reactivación. La economía se contrajo 7,9% en 2020, y según las proyecciones crecerá alrededor de 10% en 2021 y 3,2% en 2022.

En este contexto, surgieron vulnerabilidades relacionadas con la deuda pública. Los persistentes déficits fiscales y el elevado servicio de la deuda están surgiendo necesidades de aumentos elevados y crecientes. El déficit fiscal está proyectado en 5.8% del PIB en 2021 y aproximadamente 5% del PIB en 2022. Con las políticas vigentes, la deuda pública subiría a alrededor del 96% del PIB en 2026, en una trayectoria insostenible.

Desde septiembre de 2021, el gobierno ha adoptado el Bitcoin como moneda de curso legal. Sin embargo, la adopción de una criptomoneda como moneda de curso legal implica graves riesgos para la integridad financiera y del mercado, la estabilidad financiera y la protección del consumidor. Asimismo, puede ocasionar pasivos fiscales contingentes.

Evaluación del Directorio Ejecutivo  [2]

Los directores ejecutivos estuvieron de acuerdo con la evaluación del personal técnico. Elogiaron a las autoridades por la oportuna y eficaz gestión de la pandemia, que contribuyeron a limitar las pérdidas económicas y de vidas. La economía está repuntando con fuerza y ​​El Salvador tiene una de las tasas más bajas de contagio y mortalidad por COVID-19 de la región.

Los directores advirtieron que las vulnerabilidades fiscales —derivadas de la elevada relación entre la deuda pública y el PIB— se han agudizado durante la pandemia y requieren acciones inmediatas. Subrayaron que las grandes y crecientes necesidades de financiamiento están limitando el crecimiento a mediano plazo y resaltaron la necesidad de implementar reformas fiscales estructurales. Los directores también recalcaron la importancia de otras reformas estructurales para fomentar un crecimiento inclusivo y respaldaron los esfuerzos para reducir la delincuencia, la burocracia y los costos de la energía, y por promover la inversión en infraestructura y el gasto social, incluyendo en salud y educación .

Los directores en general estuvieron de acuerdo con la necesidad de implementar una consolidación fiscal este año. Dicha consolidación debería basarse en medidas de ingresos y gastos de alta calidad orientadas a restaurar la sostenibilidad fiscal encauzando la deuda pública hacia una trayectoria descendente firme. En este contexto, los directores reconocieron los avances para modernizar la gestión de las finanzas públicas y evaluar los riesgos fiscales.

Respecto a la desactivación de las medidas excepcionales extraídas durante la pandemia para sostener la liquidez y brindar alivios de deuda a hogares y empresas, los directores resaltaron la necesidad de monitorear las estrategias de recuperación de bancos de los y acogieron con satisfacción la decisión de adoptar un marco de resolución de crisis bancarias. Los directores vieron positivamente la decisión de avanzar hacia un régimen de supervisión financiera prospectiva y basada en riesgos.

Los directores estuvieron de acuerdo en la importancia de promover la financiera y reconocieron que los medios digitales de pago, como la billetera electrónica Chivo, pueden tener un rol. Sin embargo, enfatizaron la necesidad de fortalecer la regulación y la supervisión del nuevo ecosistema de Chivo y Bitcoin. Subrayaron que hay grandes riesgos asociados al uso de Bitcoin para la estabilidad financiera, la integridad financiera y la protección del consumidor, así como las posibles contingencias fiscales. Instaron a las autoridades a limitar el alcance de la ley Bitcoin eliminando su calidad de moneda de curso legal. Algunos directores también manifiestan su preocupación sobre los riesgos asociados a la emisión de bonos respaldados por Bitcoin.

Los directores acogieron con satisfacción la publicación de los informes sobre el uso de fondos públicos para atender la emergencia del COVID-19 y las auditorías de la Corte de Cuentas, así como la decisión de seguir reforzando aún más la transparencia en materia fiscal y la rendición de cuentas. Los directores urgieron a las autoridades a fortalecer los marcos contra la corrupción y el ALD/CFT de acuerdo con los estándares internacionales. Los directores también recomiendan actualizar los estándares estadísticos.