El sangriento origen de la celebración del 28 de diciembre

El sangriento origen de la celebración del 28 de diciembre

Cada 28 de diciembre se acostumbra a jugar bromas entre amigos y familiares, como motivo del "Día de los Inocentes", celebración que tiene su origen en la historia que narra la vida de Jesús, quien es el hijo de Dios para la religión cristiana. 

El nombre exacto de la conmemoración es "Día de los Santos Inocentes", y esta hace memoria del evento narrado en el evangelio de Mateo, sobre el nacimiento de Jesús, lo que empujó a la matanza de niños, ordenada por Herodes "El Grande".

Con el objetivo de asesinar a Jesús, Herodes mandó a asesinar a todos los bebés menores de dos años nacidos en Belén de Judea.

Conforme a la información proporcionada por Mateo, esta matanza ocurrió después de la visita de los magos al rey, por lo que debería conmemorarse después del 6 de enero, sin embargo, la iglesia católica la estableció el 28 de diciembre.