En menos de 40 días cinco agentes policiales se han suicidado

En menos de 40 días cinco agentes policiales se han suicidado

La mañana del  pasado jueves, un cabo se disparó en la cabeza con su arma de equipo, falleciendo horas después, mientras recibía asistencia médica, informaron fuentes policiales.

El hecho sucedió aproximadamente a las 10:47 a.m. en la oficina de atención al público de la División de Policía Técnica Científica (DPTC), ubicada en la avenida Bugambilias de la colonia San Francisco, de esta capital, según informes policiales.

El cabo fue identificado como Jorge Alberto Renderos, quien era el encargado de la seguridad de las instalaciones policiales.

Sus compañeros de trabajo lo auxiliaron trasladándolo al Hospital General del Instituto Salvadoreño del Seguro Social, donde murió pocas horas después.

Según reportes policiales, Renderos luchó contra el COVID-19, meses antes pero luego de recuperarse de esa enfermedad, sus compañeros notaron que había quedado muy afectado emocionalmente. Sin embargo, afirman, nunca creyeron que llegara al extremo de suicidarse.

Luego de conocerse que el cabo Renderos había fallecido, el Movimiento de los Trabajadores de la Policía (MTP) publicó un tuit en el que exigen al director de la PNC que haga las gestiones pertinentes para atender la situación de los miembros de la corporación.

También sugirieron algunas acciones que a nivel institucional se podrían ejecutar para reducir los niveles de estrés en los miembros de la institución policial, entre las cuales están la de procurar atención sicológica de forma real y efectiva, modificar los roles de servicio por unos menos esclavistas, fomentar buenas prácticas de mando en los oficiales y el apoyo entre los niveles ejecutivos y el básico.

El mismo Movimiento Policial publicó en redes sociales, el miércoles anterior, que un cabo asignado a la División de Investigaciones Criminales había sido trasladado a un hospital para una evaluación médica-siquiátrica.

“Un Cabo de la PNC destacado en la DCI fue trasladado al ISSS por presentar un estado mental alterado. Según una hija del policía, empezó a hablar incoherencias y así pasó dos días hasta que fue llevado al Seguro para ser evaluado por el área psiquiátrica”, afirmó el MTP.

Según el movimiento policial, el estrés sería la causa de que elementos policiales recurran al suicidio. “Es tiempo que las autoridades tomen cartas en el asunto, ya que puede derivar en situaciones mucho más graves”, publicó.

El suicido del cabo Renderos es el segundo que se registra en los primeros siete días de este año, sumando cinco casos en los últimos 40 días.

El domingo anterior, el sargento Fredy Ernesto Flores Guzmán se suicidó luego de discutir con su esposa, quien le pidió el divorcio. Este hecho ocurrió en una colonia de ciudad Delgado.

La Policía investiga también el envenenamiento de un agente policial destacado en el sistema 911 de Santa Tecla, quien fue ingresado a un hospital por un cuadro de envenenamiento.

 

 

vía: elsalvador.com