Hacienda aprueba $244 millones en 52 minutos

Hacienda aprueba $244 millones en 52 minutos

"Van a decir los de la oposición que muy rápido vamos". Eso fue lo que Christian Guevara, jefe de la fracción de Nuevas Ideas, dijo ayer a las 2:27 de la tarde, durante la reunión de la comisión de hacienda de la Asamblea Legislativa. Una que ya se había extendido entonces más de tres horas —y le faltaba una más— y que cerró 11 dictámenes de una sentada.

Once dictámenes. Eso fue lo que la comisión de hacienda produjo ayer en una reunión que se extendió por cuatro horas, 19 minutos y 25 segundos. El único detalle es que no se extendió porque hubiera discusión de las piezas sino porque, a primera hora, se recibió la visita del ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya, quien hizo una presentación del proyecto de presupuesto 2023.

En realidad, más que presentación: reprisse. Zelaya repitió —y defendió— ante la comisión los mismos datos que ya había dado el viernes 30 de septiembre cuando presentó el proyecto de Presupuesto General de la Nación para el próximo año. Y un poco más.

Iniciada la comisión a las 10:44 de la mañana, durante dos horas, 49 minutos y 30 segundos, Zelaya y los diputados del oficialismo se despacharon a gusto hablando del manejo de las finanzas del gobierno de Nayib Bukele, de la ruina en que recibieron el país por parte de los gobiernos del pasado y todo lo demás que ya forma parte de la narrativa oficial.

Sin ninguna novedad de por medio, Zelaya dejó la comisión a la 1:33 de la tarde. Comenzó entonces la segunda parte de la reunión. La comisión tenía pendiente once iniciativas que entraron hace una semana. No las explicó Zelaya sino Gustavo Salazar, quien en 20 minutos (entre 1:39 p. m. y las 1:59 p. m.) despachó la explicación de once diferentes operaciones monetarias que suman entre todas: $244,068,516 millones. En 20 minutos.

Lo siguiente fue una carrera contra el tiempo. Usualmente, las comisiones estilaban alcanzar acuerdos en una reunión, y pasar luego a redacción de dictámenes para aprobar en la siguiente. En esta legislatura, en cambio, las comisiones se reúnen con los dictámenes ya hechos, antes inclusive que se discutan las piezas; y ayer no fue la excepción: la comisión ya tenía redactados los 11 dictámenes, al estilo de quien ya sabe que va a aprobar todo de inmediato.

Y comenzó, así, la comisión a sacar la tarea: 2:09 de la tarde se leyó el primero. Cinco minutos después, a las 2:14 p. m.: despachado. A las 2:15 p. m. comenzó el segundo; A las 2:19 p. m.: Despachado. A las 2:19 p. m., el tercero; A las 2:23 p. m.: Despachado.

"La comisión, luego del estudio y análisis correspondientes, considera que es procedente aprobar la referida reforma para que pueda cumplirse el objetivo previsto (...)" se comenzó a escuchar una vez sí y otra vez también. Reformas, garantías soberanas, incorporación de recursos por préstamos internos, incorporación por préstamos externos. No importaba la fuente de los fondos ni el objetivo, todo había sido estudiado y analizado con la exposición de 20 minutos que hizo el representante de Hacienda. Aprobado, aprobado, aprobado...

Las sucesivas aprobaciones eran como un pestañeo. A las 2:28 p. m., mientras se leía el dictamen 165, Marcela Pineda (Nuevas Ideas) debió salir de la comisión. Cuando regresó, cuatro minutos después, ya se había aprobado este y se encontraban en la lectura del dictamen 166.

Dieron las 3:02 p. m. y el listado de dictámenes había terminado. Once dictámenes que suman $244 millones se habían aprobado en 52 minutos. Guevara ya no pudo repetir que se les cuestionaría que iban muy rápido: 20 minutos antes que terminara la comisión, dejó la misma. La tarea, igual, ya estaba encaminada.

 

 

Vía: LPG