Hay préstamos vencidos y en mora que causan embargos a caficultores a quienes les quitan propiedades que tenían como garantía, dice el actual presidente de la Asociación Cafetalera de El Salvador, Omar Flores.

Hay préstamos vencidos y en mora que causan embargos a caficultores a quienes les quitan propiedades que tenían como garantía, dice el actual presidente de la Asociación Cafetalera de El Salvador, Omar Flores.

Hay préstamos vencidos y en mora que causan embargos a caficultores a quienes les quitan propiedades que tenían como garantía, dice el actual presidente de la Asociación Cafetalera de El Salvador, Omar Flores.

Los créditos en mora son $6.8 millones de dólares, los créditos vencidos $7.9 millones y para el Fideicomiso Ambiental para la Conservación del Bosque Cafetalero (FICAFE) son más de $123.6 millones, los créditos vigentes en la caficultura más de $96 millones. Estos son los saldos registrados en el Sistema Bancario.

Sin embargo, existe adicionalmente la deuda del Fondo de Emergencia del Fondo del Café de $25 millones de dólares. 

“La deuda en la caficultura es la situación más crítica que los caficultores tenemos, debido a esta situación de préstamos vencidos y préstamos en mora, muchos caficultores están siendo embargados y otros están en proceso de embargo, de las garantías que son sus propiedades, que son sus fincas, la composición de la deuda al 30 de noviembre de 2021 es de $260 millones 123 mil 574 dólares”, señaló Flores.

La Asociación Cafetalera de El Salvador reporta que en la actualidad no hay financiamiento de bancos, si un banco lo da es para cinco años pero eso no es una salvación, porque necesitan plazos de 20 o 25 años para poder ser responsables y poder pagar las deudas y de esa manera comenzar a renovar los cafetales.

“Sobre la deuda, en el FIDEICOMISO del rescate del café están destinados $250 millones que es la reestructuración de deuda, que realmente es lo que los caficultores queremos. Los caficultores queremos ser responsables, queremos pagar nuestras deudas, pero necesitamos un financiamiento a largo plazo y a intereses bajos para poder cancelar la deuda. Entonces, en este FIDEICOMISO del café esperamos que esos $250 millones, este año vengan y nos den la oportunidad de quedar solventes con esta deuda y ahí termina el martirio de los caficultores, en cuanto a las deudas que tienen. Eso es la mejor forma que podemos hacer”, dijo el presidente de la Asociación Cafetalera de El Salvador.

Los empleos directos que generó la caficultura en 2020-2021 fue de 38 mil 937. En este período se registró una disminución del 55% de trabajo  por los daños de la roya.

El total de caficultores es de 23 mil 946, de estos 21,940 son pequeños caficultores, que representan el 91.63 % que poseen entre 0 y 25 manzanas de café, esto significa que la mayoría son pequeños y medianos productores.

La exportación del café fue de 617 mil 229 quintales, es decir, el 79 % de la producción 2020-2021 fue exportada. Uno de los cuestionamientos es que El Salvador importó café a pesar de la producción nacional.

“Importaciones es por un total de 385 mil 167 quintales para ser consumida por los salvadoreños, esta cantidad equivale al 32 % de la producción  nacional. Tenemos una oportunidad los caficultores y es lo que esta gremial debe trabajar, en lograr que esos 385 mil 167 quintales sean consumidos por los salvadoreños y si vamos a estas exportaciones es café de mala calidad”, dijo Omar Flores. 

Los caficultores esperan que en este año les brinden apoyo y poder, de esta forma, pagar las deudas, que la pandemia de COVID-19 no siga afectando y tener en 2022 más de un millón de quintales de café producido.