Integrantes de grupo de exterminio son condenados a 20 años de cárcel por homicidio

Integrantes de grupo de exterminio son condenados a 20 años de cárcel por homicidio

El jefe fiscal de la sede de La Unión, Alexis Gaitán, aseguró que Salvador Alfaro, Juan Diego Marchante Quintanilla, Carlos Manuel Estrada Beltrán y José Ángel Herrera Manzano tenían la función de ejecutores en el grupo clandestino.

Con diferentes pruebas, los fiscales del caso de la Unidad de Vida demostraron que los imputados son coautores del crimen de Rudy Geovany Guembes, acribillado con disparos de arma de fuego cuando se conducía en su vehículo automotor en abril del año 2018, en el barrio El Calvario de San Alejo.

Según las investigaciones decidieron asesinarlo por tener nexos con la MS.

El Juzgado de Sentencia de La Unión con base a las evidencias presentadas en el juicio los declaró responsables del delito de Homicidio Agravado.

Grupo de 32 miembros

Alexis Gaitán, explicó que los cuatro sentenciados por este caso también son procesados junto a otros 28 incriminados del grupo de exterminio, quienes están a la espera de la audiencia preliminar en el Juzgado Especializado de San Miguel. Se les acusa de tres homicidios agravados consumados, 13 proposiciones y conspiraciones en el delito de homicidio, un homicidio agravado tentado y organizaciones terroristas.

“El Diablo de Cordoncillo”, según el jefe fiscal, recibía financiamiento desde el extranjero y de connacionales y tenían acceso a información policial para operar clandestinamente a fin de controlar los municipios de San Alejo, Yayantique y La Unión.

Las investigaciones fiscales han establecido que dentro del grupo existen células que realizaban tareas de ejecutores, financistas y colaboradores del grupo criminal. Se estima que la banda operaba desde hace 7 años.

En diciembre del 2020, la Fiscalía General de la República (FGR) giró varias ordenes de captura y entre los 28 incriminados está el agente de la Policía Nacional Civil (PNC), José Neftaly Moreira Romero, que estaba destacado en el puesto policial de la base rural de La Unión, ubicado en el cantón Sirama.

En el desarrollo de las indagaciones entre los meses de octubre, noviembre y diciembre del año 2019, la Fiscalía General logró frustrar, al menos, 25 homicidios que se estaban planificando por el grupo criminal en los municipios de San Alejo y Yayantique.