Kamala Harris será la primera mujer vicepresidenta de EE.UU.

Kamala Harris será la primera mujer vicepresidenta de EE.UU.

Por primera vez en la historia de Estados Unidos el segundo cargo más importante del país lo ocupará una mujer. Kamala Harris, la compañera de fórmula del candidato demócrata Joe Biden, se ha convertido este sábado en la primera mujer, que además es negra (hija de padre jamaicano y madre india), en ser elegida vicepresidenta de EE.UU.

Las proyecciones de los principales medios de comunicación han declarado al candidato del Partido Demócrata presidente electo de Estados Unidos. Y eso convierte a la actual senadora demócrata por California de 56 años en la mujer que ha ocupado un cargo político de mayor rango en la historia de EE.UU., un honor que hasta ahora tenía la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

La noticia ha cogido a la futura vicepresidenta estadoundiense haciendo footing, tal y como se ve en un vídeo que ella misma ha colgado en su cuenta de Twitter en la que llama a su compañero del tiquet ganador para decirle que “lo hemos conseguido, Joe, serás el próximo presidente de los Estados Unidos”.

En un mensaje más institucional, Harris afirma que las elecciones son mucho más que ella o Biden, “se trata del alma de Estados Unidos y nuestra voluntad de luchar por ella. Tenemos mucho trabajo por delante. Empecemos”.

Harris fue fiscal general de California antes de ganar su escaño en la Cámara Alta del Congreso estadounidense en 2016, y se ha granjeado una fama de ser especialmente dura tanto desde la Fiscalía como en sus intervenciones inquisitivas en las audiencias del Senado.

El nombre de Kamala Harris, es toda una declaración de intenciones sobre lo que se puede esperar de la senadora. De origen jamaicano e indio, ha bebido de una cultura que “produce mujeres fuertes”. Y es que el nombre Kamala hace mención a su origen indio, ya que significa “loto”, una de las denominaciones de la diosa hindú Lakshami.

Su madre afirmaba en 2004 al diario Los Angeles Times que “una cultura que adora a las diosas produce mujeres fuertes”. Prueba de la influencia de su progenitora es que Harris constantemente menciona en sus discursos a su madre, su mayor referente.

Según dijo en una entrevista en octubre con la agencia Efe, su madre solía decirles a ella y a su hermana, Maya, cuando se quejaban: “No te quedes ahí sentada. Haz algo”.

Una carrera llena de primeras veces

Precisamente por su origen, como mujer de raza negra y de procedencia asiática, la carrera de Harris está llena de primeras veces: fue la primera fiscal de distrito negra y la primera fiscal general en la historia de California; la primera indio-americana en llegar al Senado y, ahora, ha marcado un nuevo hito.

Una vez que este sábado los grandes medios de comunicación declararon la victoria de Biden, Harris se convirtió no solo en la primera mujer en alcanzar la Vicepresidencia, sino también en la primera persona negra en ocupar ese puesto y la primera de origen indio o asiático en hacerlo.

Nacida el 20 de octubre de 1964 en Oakland (California), Harris es la hija mayor de una pareja de inmigrantes -Shyamala Gopalan, una investigadora contra el cáncer de la India, y Donald Harris, un economista de Jamaica-, que se divorciaron cuando ella tenía siete años.

Según el medio Politico, tras la separación su madre las crió a ella y a su hermana, Maya, en el piso de arriba de un dúplex de color amarillo en Berkeley (California).

Pese a su origen multicultural, Harris prefiere describirse a sí misma simplemente como “una estadounidense”, y asegura que siempre se ha sentido bien con su identidad, como explica en su autobiografía “The Truths We Hold”.

Nada que ver, como recordaba el periódico The Washington Post, con la búsqueda del expresidente de EE.UU. Barack Obama (2009-2017) sobre su identidad, como hijo de una mujer blanca de Kansas y un keniano, que estuvo ausente gran parte de su vida.

Ella no es Obama

De hecho, Harris ha insistido en alguna ocasión en que ella misma no se compara con Obama y que preferiría que otros no lo hicieran. “Cuando por primera vez me presenté a un cargo público, una de las cosas con las que tuve que luchar es que te fuerzan durante ese proceso a que te definas a ti misma de manera que te adaptes bien al compartimento que otra gente ha creado por ti”, apuntó en una entrevista citada por el Washington Post.

En su caso, Harris atribuye a su madre el mérito de no haber tenido problemas de identidad, ya que ella creció bebiendo de la cultura india, pero al mismo tiempo sintiéndose orgullosa de ser afroamericana.

“Sabía (mi madre) que su patria de acogida nos vería a Maya y a mí como niñas negras, y estaba resuelta a asegurarse de que creceríamos como mujeres negras orgullosas y con confianza en sí mismas”, escribió Harris en su libro.

Gopalan estuvo vinculada al movimiento de derechos civiles en Estados Unidos y salió a manifestarse junto a su marido, y más tarde con sus hijas cuando se divorció.

Conforme su perfil político fue creciendo a lo largo de los años, Harris no ha parado de resaltar detalles de su biografía para trazar nexos con los votantes: “No es sobre mí, es sobre la gente a la que represento”, subrayaba en una entrevista.

Una trayectoria de vértigo

Su trayectoria política ha sido fulgurante: graduada en Ciencias Políticas y Economía en Howard University, una de las universidades negras por excelencia, se especializó en la lucha contra el crimen.

Entre 2004 y 2011 fue fiscal de distrito en San Francisco y entre ese último año y 2017 ejerció como fiscal general de California.

En 2016 se convirtió en la segunda mujer de raza negra y la primera de origen indio en ganar un escaño en el Senado del país, donde enseguida destacó por sus preguntas incisivas a responsables de la Administración de Donald Trump durante las audiencias.

El año pasado, Harris lanzó su candidatura presidencial bajo el lema “Kamala Harris por la gente”, aunque su propuesta no logró convencer para recaudar suficientes fondos, por lo que anunció su retirada en diciembre.

Biden la eligió como compañera de fórmula pese a los momentos de tensión que ambos protagonizaron mientras Harris era todavía aspirante, como el tira y afloja que vivieron en el segundo debate demócrata, cuando la senadora criticó al exvicepresidente por haberse opuesto a un mandato federal sobre un sistema de transporte para estudiantes con el fin de acabar con la segregación racial en las escuelas.

”Había una niña pequeña en California que fue parte de la segunda clase para integrarla en las escuelas públicas. Y ella iba en autobús al colegio todos los días, y esa pequeña era yo”, espetó Harris.

Dentro de los sectores más izquierdistas, Harris ha sido criticada por su actuación como fiscal general y de distrito en California, ya que durante sus mandatos aumentaron las condenas de cárcel, especialmente las relativas a delitos vinculados a las drogas.

Un polémico pasado como fiscal

Como fiscal se opuso al empleo de cámaras corporales por parte de los agentes de policía y a la legalización de la marihuana con fines recreativos, aunque sobre este último tema ha modificado su visión.

Aun así, el diario The New York Times apuntaba que ella misma se ha descrito como “fiscal progresista”: Impulsó medidas de izquierda sobre asuntos como el matrimonio gay y la pena de muerte, pero los más radicales le echan en cara no haber ido más lejos.

Como aspirante demócrata a la Presidencia, se presentó como una solucionadora de problemas “pragmática”.

Politico ha indicado que si hay un asunto que puede perjudicar su apuesta son sus posturas cambiantes sobre la instauración de un seguro médico universal en EE.UU., ya que ha pasado de apoyarlo sin fisuras a no respaldarlo abiertamente.

Durante la campaña, desde la derecha se la bautizó como “la peor elección vicepresidencial de la historia de EE.UU.” y “como justo lo opuesto a lo que Biden necesitaba para competir contra el presidente Trump en noviembre”, según repitió constantemente el canal Fox Business.

Hoy, sin embargo, Fox reconoció que Harris estaba “haciendo historia”, mientras que otros medios apuntaron que estaba “rompiendo un techo de cristal” para las mujeres.

La edad de Biden, de 77 años, y su convencimiento de que va a ser un “candidato de transición” colocan a Harris, casi 20 años más joven, en un puesto de ventaja para convertirse en la futura líder del Partido Demócrata.

Las principales cadenas de televisión proyectaron la victoria de Biden y Harris poco antes de las 11:30 de la costa este, cuando Biden amplió su ventaja en Pensilvania a más de 30.000 votos sobre el presidente estadounidense, Donald Trump.

Actualmente, Biden suma 284 delegados o 273, dependiendo de si se toma en cuenta Arizona o no, donde algunos medios no han proyectado todavía su victoria allí, lo que sí que hicieron otros la noche electoral como la agencia AP y Fox News; mientras que Trump tiene 214.