Kimberly-Clark y UNICEF benefician a 2.7 millones de personas con programas dirigidos a la niñez en América Latina y el Caribe

Kimberly-Clark y UNICEF benefician a 2.7 millones de personas con programas dirigidos a la niñez en América Latina y el Caribe
  • A través del programa de la marca Huggies® “Un Abrazo Para Cada”, Kimberly-Clark contribuye a que cada vez más niños y niñas en la región Bebé reciban el cuidado que necesitan desde el primer abrazo.
  • Kimberly-Clark contribuyó con US$7,2 millones a los programas regionales de UNICEF dirigidos al desarrollo de los más pequeños y sus familias.

 

San Salvador, 18 de julio de 2022 – Todos los niños y niñas tienen el derecho de crecer en un entorno seguro e inclusivo que les ayudará a alcanzar su máximo potencial y prosperar. Por ello, Kimberly-Clark y UNICEF celebran el tercer aniversario de su alianza para apoyar el desarrollo de la primera infancia en América Latina y el Caribe (ALC). Desde 2019, Kimberly-Clark ayuda a UNICEF a beneficiario a cerca de 1.5 millones de niños y niñas, casi 1.2 millones de padres y cuidadores, y 33.000 trabajadores de Desarrollo Infantil Temprano (DPI), en 15 países de la región.

El impacto de esta alianza se ve reflejado en el apoyo que Kimberly-Clark da para mejorar los servicios de salud y nutrición existentes, incrementar el acceso de niños y niñas a más oportunidades de aprendizaje, y fortalecer los sistemas de prestación de servicios de primera infancia para que estén más capacitados y cuenten con el equipo necesario para atender las necesidades de los menores. La alianza también ha contribuido al empoderamiento de las familias y la comunidad, así como a intervenir en cambios sociales y de comportamiento para su cuidado. 

Cabe destacar que, durante sus primeros años de vida, los niños y las niñas son especialmente sensibles a los factores de riesgo del entorno, y es también en esta etapa donde las discusiones de calidad pueden ser más beneficiosas. El periodo que abarca del embarazo al inicio de la educación escolar brinda una oportunidad decisiva y única de influir en su desarrollo integral. Por ello, esta alianza con UNICEF juega un papel fundamental para que las familias y las comunidades se beneficien de políticas, servicios y acompañamiento que les permitan proporcionar el mejor comienzo en la vida a sus hijos e hijas.

Según Youssouf Abdel-Jelil, director regional interino de UNICEF para América Latina y el Caribe, “esta alianza entre UNICEF y Kimberly-Clark fortalece una de nuestras tareas más importantes: lograr que los niños y niñas que nazcan en las condiciones menos favorables tengan mayores oportunidades de sobrevivir y desarrollar su maximo potencial. Desde UNICEF valoramos el trabajo realizado en colaboración con Kimberly-Clark para promover los derechos de la primera infancia, brindando la oportunidad a casi 1.5 millones de niños y niñas en América Latina y el Caribe de crecer en un entorno seguro que les permita prosperar.” 

Gracias a la contribución de Kimberly-Clark, UNICEF apoya a mujeres y madres como Jennifer Almánzar, quien recibió, junto con su recién nacido Thiago, asistencia del Programa Mamá Canguro en República Dominicana. “Lo seguía viendo pequeño, pero con el pasar del tiempo, vi cómo se desarrollóba y lo grande que se ponía. El programa me ha ayudado mucho. Es excelente, y siempre lo traigo a su chequeo periodico. Me gusta porque involucran a toda la familia; mi esposo se ha hecho parte del programa y ha venido a traerlo” , resalta emocionada. 

Es importante mencionar que, solo en 2021 se benefició a más de 1 millón de personas entre niños, niñas, familias y personal sanitario en la región.

Como comentó Gonzalo Uribe, presidente de Kimberly-Clark para América Latina, “tres años después de esta alianza, estamos muy orgullosos del aporte que logramos para avanzar en la agenda de la primera infancia, ya que los programas que apoyamos de UNICEF han permitido cambios reales y concretos en la vida de millones de niños, niñas y sus familias, en un momento en el que han tenido que enfrentarse a desafíos sin precedentes”. 

En total, Kimberly-Clark contribuyó con US$7,2 millones a los programas regionales de UNICEF dirigidos al desarrollo de la primera infancia. Este apoyo financiero fue especialmente relevante durante la pandemia de la COVID-19, facilitando que los profesionales de la salud y la educación prestaran sus servicios mediante modalidades a distancia a numerosas familias, incluidas las que viven en regiones rurales y de difícil acceso.

Image

En El Salvador, el apoyo de Kimberly-Clark contribuye a los esfuerzos de UNICEF para transformar la vida de 25.990 niños y niñas.

Eduardo Nieto, gerente general de Kimberly Clark para Centroamérica Norte, explicó que “apoyamos a UNICEF con la entrega de servicios importantes que fortalecen el desarrollo temprano y el aprendizaje de las niñas y niños. Todos ellos tienen derecho a desarrollar su máximo potencial y sus primeros mil días de vida son fundamentales para que prosperen durante la niñez”.

Los consumidores también han sido parte de este camino, pues con sus compras de pañales de la marca Huggies en 2021, contribuyeron para que más de 600,000 niños y niñas tuvieran un mejor comienzo en la vida y apoyaron a sus familias con las herramientas necesarias para brindar un cuidado cariñoso y sensible a sus hijos. 

Con esta iniciativa, Kimberly-Clark demuestra su compromiso con el desarrollo de la primera infancia en la región, así como su liderazgo en la promoción de un cuidado saludable y sensible desde la primera etapa de cada bebé. 

Acerca de Huggies ® Un Abrazo Para Cada Bebé 

Un Abrazo Para Cada Bebé es uno de los mayores programas mundiales de impacto social establecido por Kimberly-Clark a través de su marca Huggies®. El programa comenzó en 2010 y tiene como objetivo ayudar a los bebés más vulnerables de la sociedad a recibir los abrazos y la atención que necesitan. Este cuidado se presenta en muchas formas, incluidas asociaciones hospitalarias que apoyan programas de abrazos voluntarios, asociaciones con ONG que se centran en mejorar la atención de la salud materna y del recién nacido y donaciones de pañales y toallitas. En los últimos cinco años, casi 3 millones de bebés en Canadá, Estados Unidos, Israel, Australia, Vietnam, China e India se han beneficiado del programa.