Operación Jedburgh, segunda guerra mundial

Operación Jedburgh, segunda guerra mundial

Operación Jedburgh

“Jedburgh” fue una operación secreta aliada en la que equipos generalmente de tres hombres, del Ejecutivo de Operaciones Especiales británico (SOE), la Oficina de Servicios Estratégicos de EE. UU. (OSS), la Oficina Central de la Francia Libre de Renseignements et d'Action (Oficina Central de Inteligencia y Operaciones), así como soldados de los Ejércitos Libres de Bélgica y Países Bajos fueron lanzados en paracaídas sobre Francia, Bélgica y los Países Bajos con la tarea de ayudar a las fuerzas aliadas que desembarcaron en Francia con “Operación Neptuno” y luego avanzaron con operaciones posteriores de sabotaje y guerra de guerrillas, y liderando las fuerzas locales de resistencia en acciones contra los alemanes (5 de junio de 1944 a agosto de 1945).

“Jedburgh” representó la primera cooperación real en Europa entre la SOE y la rama de Operaciones Especiales estadounidense de la OSS. En este período de la guerra, el SOE tenía recursos insuficientes para montar operaciones importantes por su cuenta: por ejemplo, tenía acceso a solo 23 aviones de transporte cuatrimotores Handley Page Halifax para dejar agentes y provisiones, que era un total apenas suficiente para el mantenimiento de las actividades existentes. La OSS pudo aumentar esta fuerza con un avión de transporte cuatrimotor Consolidated B-24 Liberator que operaba desde la base de la RAF en Harrington. La SOE y la OSS desarrollaron el concepto de los equipos “Jedburgh” en mayo de 1943. La idea era que pequeños grupos de personal militar se lanzarían en paracaídas en el noroeste de Europa ocupado por los alemanes para ayudar a las fuerzas de resistencia locales y también para llevar a cabo sus propias acciones. A diferencia de los agentes de la SOE que ya operaban en la Europa ocupada, los equipos de “Jedburgh” estaban compuestos por personal militar armado y uniformado. Se requería fluidez en el idioma del país en el que iban a operar, aunque el requisito de idioma se redujo para los operadores de radio. Los “Jeds”, como se llamaba a los hombres que participaban en los equipos de 'Jedburgh', eran todos voluntarios.

Los equipos Jedburgh normalmente estaban formados por tres hombres: un comandante, un oficial ejecutivo y un suboficial operador de radio. Uno de los oficiales era británico o estadounidense, mientras que el otro sería originario del país en el que se desplegaba el equipo. El operador de radio podía ser de cualquier nacionalidad. Se seleccionaron alrededor de 300 “Jeds”. Después de aproximadamente dos semanas de entrenamiento paramilitar en bases de entrenamiento de comandos en las Tierras Altas de Escocia, se trasladaron a Milton Hall cerca de Peterborough, que estaba mucho más cerca de los aeródromos desde los que iban a ser lanzados, y a Londres y al Cuartel General de las Fuerzas Especiales. En Milton Hall recibieron un curso intensivo de técnicas de sabotaje y combate sin armas.

Además de sus armas personales, que incluían una carabina M1 o M1A1 y una pistola automática Colt para cada miembro, y equipo de sabotaje, los equipos se lanzaron con la radio Tipo B Mark II, más comúnmente conocida como B2 o “Jed Set”, que fue de importancia crítica para las comunicaciones con el Cuartel General de las Fuerzas Especiales en Londres. También se les entregaron piezas de seda con 500 frases que probablemente usarían en el tráfico de radio reemplazadas por códigos de cuatro letras para ahorrar tiempo en la transmisión y libretas de un solo uso para cifrar sus mensajes. Cada oficial llevaba un cinturón de dinero que contenía 100 000 francos y 50 dólares estadounidenses. Los operadores de radio solo llevaban 50 000 francos. El dinero era para el desembolso al personal de la resistencia, muchos de los cuales tenían familias que mantener. El equipo y los suministros también se lanzaron desde el aire con los equipos de “Jedburgh”.

Francia fue, con mucho, el país operativo más importante para los equipos de “Jedburgh”, ya que 93 de estos equipos se insertaron en ese país. Las nacionalidades de 278 “Jeds” en los equipos eran 89 oficiales franceses y 17 operadores de radio, 47 oficiales británicos y 38 operadores de radio, y 40 oficiales estadounidenses y 37 operadores de radio; 13 de los “Jeds” emprendieron una segunda misión. Los oficiales “Jed” eran tenientes, capitanes y algunos comandantes, y los operadores de radio solían ser sargentos. Los equipos fueron lanzados en paracaídas sobre Francia de junio a septiembre de 1944. Varios de los equipos insertados en agosto y septiembre aterrizaron para encontrarse en territorio ya liberado por el rápido avance de los ejércitos aliados.

El primer equipo en llegar a Francia fue “Hugh”, que fue lanzado en paracaídas en el centro de Francia cerca de Châteauroux el 5 o 6 de junio de 1944, la noche anterior al desembarco en Normandía. Los equipos de “Jedburgh” normalmente se lanzaban en paracaídas a sus zonas de operaciones por la noche y eran recibidos por un comité de recepción de un maquis o grupo de resistencia local, y después de su llegada, su primera tarea era establecer contacto entre las fuerzas de resistencia y la red de comando aliado. Los hombres de los equipos también podían proporcionar enlace, asesoramiento, experiencia y liderazgo, pero su activo más poderoso era su capacidad para organizar lanzamientos aéreos de armas y municiones. Como todas las fuerzas aliadas que operaban detrás de las líneas alemanas, los hombres de los equipos de “Jedburgh” estuvieron sujetos a ejecución en caso de captura. Debido a que los equipos normalmente operaban en uniforme, la aplicación de la notoria “Orden de los Comandos” de Adolf Hitler estaba vigente. Sin embargo, de todos los equipos de “Jedburgh” que llegaron a Francia, solo un oficial, el capitán británico Victor A. Gough, corrió esta suerte: recibió un disparo mientras estaba prisionero el 25 de noviembre de 1944.

Desde septiembre de 1944 hasta abril de 1945, ocho equipos “Jedburgh” operaron en los Países Bajos. El primer equipo, con el nombre en código “Dudley”, se lanzó en paracaídas en la parte este de los Países Bajos una semana antes de la operación “Market Garden” para tomar Arnhem y permitir que las fuerzas aliadas se desplazaran a través de los tramos inferiores del río Rin. Los siguientes cuatro equipos se unieron a las fuerzas aerotransportadas que llevaron a cabo “Market Garden”. Después del fracaso de su operación, se utilizó un equipo de “Jedburgh” para entrenar a excombatientes de la resistencia en el sur liberado de los Países Bajos.

En abril de 1945 entraron en funcionamiento los dos últimos equipos holandeses de Jedburgh. “Gambling” era un grupo combinado de “Jedburgh” y del SAS (Cuerpo de Ejército de Fuerzas Especiales del Ejército Británico) que se dejó caer en el centro de los Países Bajos para ayudar al avance aliado. El último equipo fue lanzado en paracaídas en la parte norte de los Países Bajos como parte de la compañía “Amherst” del SAS. A pesar de que operar clandestinamente en los llanos y densamente poblados Países Bajos fue muy difícil para los “Jedburghs”, los equipos tuvieron bastante éxito. Los equipos de “Jedburgh”, o grupos organizados sobre una base similar, también operaron en las áreas bajo el mando del Comando del Sudeste Asiático del almirante Lord Mountbatten durante 1945, incluida la Indochina francesa ocupada por los japoneses, donde 60 miembros del personal francés de “Jedburgh” se unió al recién creado Corps Léger d'Intervention luchando contra la ocupación japonesa.

El "Jedburgh" que vemos en la fotografía coloreada, es el entonces teniente John K. Singlaub, quien porta una carabina de culata plegable M1A1 calibre .30, colgada del pecho, un arma compacta preferida para operaciones paracaidistas. Singlaub fue uno de los principales hombres de la OSS y que se desplegó en territorio francés formando parte del equipo cuyo nombre en código era “James” en agosto de 1944. Singlaub con el tiempo se convertiría en miembro fundador de la Agencia Central de Inteligencia (CIA). John Singlaub falleció en enero de 2022. Fotografía del 11 de agosto de 1944.

Fuente:
“Operation Jedburgh: D-Day and America's First Shadow War” de Colin Beavan (2006)