“Pido justicia para mi hijo inocente”: Lilian Elida Barahona

“Pido justicia para mi hijo inocente”: Lilian Elida Barahona

Soy la mamá de Eduardo Josué Barahona, y estoy aquí pidiendo la libertad pronta de mi hijo, exijo que el caso se resuelva pronto, porque él es inocente y esto le puede suceder a cualquier persona a la que le roban los documentos o el teléfono”, manifestó Lilian Barahona, madre del comunicador institucional y defensor de derechos ambientales, Eduardo Barahona.
La Alianza Nacional contra la Privatización del Agua, la Coordinadora Salvadoreña de Movimientos Populares y el periódico Vanguardia El Salvador, se manifestaron en defensa de la inocencia de Eduardo Barahona, y exigieron pronta y cumplida justicia, así como la libertad inmediata del comunicador.

Como una pesadilla que inicia de súbito, Eduardo Barahona abrió la puerta de su hogar el pasado fin de semana, cuando agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) le notificaron la orden de captura en su contra por el delito de “estafa y falsedad ideológica”, y que ante su desconcierto de la procedencia de esa falsa acusación, acompañó a las autoridades para esclarecer la situación que lo ha llevado a enfrentar un proceso judicial plagado de graves irregularidades.

Luis González, de los colectivos en mención, reseñó que según los datos expuestos en el expediente público del caso fue en el año 2015, cuando sus documentos personales fueron alterados y utilizados por otra persona para cometer una estafa en la compra de un vehículo, hecho que ocurrió en el departamento de San Vicente.

“Queremos señalar que, días antes del delito, Eduardo fue víctima de robo de sus documentos de identidad y teléfono móvil. Esto puede comprobarse por medio de conversaciones de un chat que tienen registradas sus amistades. Asimismo, durante ese año Eduardo aún cursaba su carrera de Licenciatura de Periodismo en la Universidad de El Salvador (UES), donde siempre demostró una actitud honesta entre sus amistades”, afirmó.

Sobre el proceso, González indicó que en 2016, el caso pasó al Juzgado de Paz en San Vicente y posteriormente al Juzgado Segundo de Instrucción de esa misma localidad. Y que hasta el momento de su captura el fin de semana pasado, Eduardo no recibió ningún citatorio o aviso para esclarecer la situación, desconociendo el proceso judicial que se llevaba en contra, lo que no permitió que él pudiera ejercer el derecho a demostrar su inocencia. Y ante esa ausencia el juzgado lo declaró en rebeldía.

“Las mismas pruebas recolectadas por la Fiscalía General de la República para imputar a Eduardo son contradictorias y demuestran que él no fue la persona que cometió este delito.

En primer lugar, el Documento Único de Identidad utilizado para la estafa fue alterado y tiene una fotografía que no corresponde a la de Eduardo. Las firmas en la documentación utilizada para efectuar el delito no coinciden entre ellas”.

Y, finalmente, “el reconocimiento fotográfico que se realizó 18 meses después que se realizó el delito, y en el archivo no hay constancia de que a la víctima se le presentarán otras fotografías. El reconocimiento se hizo con una fotografía de Eduardo. Sobre este último aspecto, debido a la cuestionabilidad de esta prueba el Juzgado de Paz ordenó que realizara un segundo reconocimiento fotográfico, pero esto nunca se hizo”, indicó.

Oswaldo Feusier, abogado defensor, explicó que la situación legal de Eduardo Barahona es la que garantiza la Constitución de la República, “y él es inocente”, aseguró, al explicar que pese a Tratados o Convenciones Internacionales sobre derechos humanos, sobre la presunción de inocencia, no se cumplen en la mayoría de casos.

“Aquí se tiene a privilegiar la captura provisional, como se ha producido aquí (caso de Eduardo), en la primera de las audiencias del proceso no se dio detención provisional -porque la jueza argumentó- que a Eduardo no se le había citado y que quizás ni sabía del proceso, y no podía girar una orden de detención a una persona que no ha mostrado hostilidad contra los fines del proceso. Y es así, que el proceso se mantiene sin órdenes de captura durante buena parte del mismo”, manifestó.

La captura de Eduardo se da en el proceso final en la Audiencia Preliminar que calificó Feuisier de “ligera y se abusó de una detención provisional”, que rompe la idea de tratar a las personas con el debido respeto por la presunción de inocencia.

“Desafortunadamente, en la tónica del proceso se ha dado como medida detención cautelar para continuar el proceso la detención provisional, una medida cautelar irracional e innecesaria que nosotros hemos pedido que se revise y estamos esperando una respuesta del tribunal para analizar la situación de Eduardo, que es inocente ante la acusación de estafa”, indicó.
Mientras, Carolina Amaya reiteró sobre el proceso judicial contra Eduardo Barahona, que podrían posteriormente, tomar medidas a fin de “limpiar su imagen”, como en otros casos que se han realizado detenciones ilegales. “Es cierto que puede afectar directamente la imagen de Eduardo, porque ha sido manchada y el Estado debería pedir disculpas por esas anomalías del Sistema Judicial, sin embargo, quiero recalcar que tenemos más de 35 cartas de respaldo de 20 organizaciones entre europeas y estadounidenses, que respaldan el trabajo de Eduardo, como comunicador y defensor de derechos humanos y ambientales, así como un centenar de organizaciones ambientales que conocen la trayectoria de Eduardo, y que damos fe de su compromiso social  y el repudio a estos actos irregulares del Sistema Judicial”, puntualizó Amaya. (Co Latino)