Régimen de excepción ha sido doble impacto para las mujeres

Régimen de excepción ha sido doble impacto para las mujeres

A las afueras de bartolinas de la Fuerza Naval, lugar mejor conocido como "el penalito", continúan llegando familiares de personas capturadas durante el régimen de excepción, con la única esperanza de conocer dónde están sus parientes y cuándo recuperarán su libertad. La mayoría de estas personas que buscan información son mujeres y especialistas advierten que el régimen de excepción representa un doble impacto para ellas, con secuelas que van desde lo económico hasta lo psicológico.

Para buscar a sus familiares, muchas mujeres jóvenes y adultas mayores llegan al penalito cargando en sus brazos a bebés o acompañadas de hijos, sobrinos o nietos menores de edad. Desde la madrugada esperan a que lleguen las 8:00 de la mañana para hacer una fila y poder preguntar en la ventanilla de información sobre qué delitos le imputan a sus parientes y cómo pueden presentar pruebas de inocencia.

Este es el caso de Perla (nombre ficticio), una adulta mayor que ayer buscaba información sobre su hijo, un joven de 25 años que desde niño se dedica a vender manzanas y peras con su padre. Mientras preguntaba en la ventanilla sobre el motivo de la captura, otro agente policial le gritó: "¿Por qué no educó mejor a su hijo? Quítese de ahí y deje preguntar a los demás". Perla solo se puso a llorar.

La representante del Instituto de Estudios de la Mujer "Norma Virginia Guirola de Herrera"

(CEMUJER), Ima Guirola, advirtió que las mujeres sufren un doble impacto en el régimen de excepción porque al momento de ir a buscar a sus hijos, hermanas o parejas son estigmatizadas por las autoridades, además de posiblemente ser abusadas psicológica o sexualmente por agentes de la PNC.

"Aunque sean más hombres los detenidos, las mujeres detenidas están expuestas a manoseos, miradas lascivas o a estigmatizaciones por ir a buscar a un familiar. Esto causa un gran impacto socioeconómico y psicológico", afirmó Guirola.

Cuando detuvieron a su hijo, relató Perla, no le presentaron una orden de captura. El joven fue detenido junto con otros seis vendedores ambulantes de frutas y verduras. "Es un abuso la forma en cómo tratan a la gente, están arrestando justos por pecadores. Yo estaba de acuerdo con el presidente (Nayib Bukele) porque dijo que nos quería proteger de la delincuencia, pero detener a mi muchacho que sale a trabajar desde las 6:00 de la mañana es injusto, nos están marginando por ser pobres y él ni tatuajes tiene", dijo.

La jefa del joven vendedor aseguró que los agentes llegaron en un camión y sin explicación alguna subieron a los vendedores y les dijeron que estaban detenidos.

La historia de una captura sin explicaciones se repite en el caso de una pareja que estaba con sus hijas de 12 y 10 años y un bebé de 2 años, según relató Ana (nombre ficticio), la tía de los menores, preocupada porque no sabe el delito que le atribuyen a su hermana y su cuñado.

 

Dos mujeres rompen en llanto al no recibir información sobre sus familiares detenidos en

vía:LPG