Senador Leahy: “Bukele es consciente de que sus acciones dictatoriales son un desafío directo a Estados Unidos”

Senador Leahy: “Bukele es consciente de que sus acciones dictatoriales son un desafío directo a Estados Unidos”

"Previo a su destitución, el Fiscal General Melara estaba investigando con el apoyo de los Estados Unidos una serie de casos de corrupción que implican a altos funcionarios gubernamentales, incluido un caso multibillonario de lavado de dinero", condena el influyente senador demócrata.

El senador estadounidense, Patrick Leahy, lanzó este lunes  un duro comunicado  condenando los golpes a la institucionalidad por parte de Nayib Bukele y su bancada oficialista. Asimismo, criticó la obstrucción del gobierno actual al combate a la corrupción.

El 1 de mayo, el bloque afín al Ejecutivo en la Asamblea Legislativa destituyó, sin seguir el procedimiento legal, al fiscal general de la República, Raúl Melara. Posteriormente, como explica Leahy, la Asamblea “nombró un aliado (del oficialismo) para reemplazarlo. Todo esto es contrario a las exigencias de la Constitución y genera serias dudas sobre la futura independencia de la Fiscalía ”.

Además, el senador explica: “Es importante mencionar que, previo a su destitución, el Fiscal General Melara estaba investigando con el apoyo de los Estados Unidos una serie de casos de corrupción que implican a altos funcionarios gubernamentales, incluido un caso multibillonario de lavado de dinero ”.

Además, Leahy critica que la Asamblea Legislativa aprobó una ley “que otorga inmunidad de forma retroactiva a todos aquellos funcionarios públicos implicados en casos de corrupción asociados a compras públicas durante la pandemia Covid-19”.

Esta ley, con duros cuestionamientos desde la perspectiva legal, fue aprobada de manera exprés en la segunda sesión plenaria de la legislatura actual. Esta movida, según el legislador estadounidense, “solo puede ser interpretada como un esfuerzo flagrante por promover la impunidad”.

Leahy también señaló la forma ilegal en que se destituyó a los magistrados de la Sala de lo Constitucional que ha “jugado un rol esencial e histórico como contrapeso a los abusos de autoridad del Ejecutivo”.

"Al destituir al Fiscal General de la República y los miembros de la Sala de lo Constitucional, el poder legislativo le dio al presidente Bukele el control de todos los poderes del Estado, creando así una situación en la cual la corrupción podrá florecer con impunidad" , concluye el influyente senador demócrata.

Desafío a Estados Unidos

“El presidente Bukele es consciente de que sus acciones dictatoriales son un desafío directo a Estados Unidos de América y al énfasis del gobierno del presidente Biden en la democracia, los derechos humanos y el combate a la corrupción en la región”, mencionó el senador Patrick Leahy en su pronunciamiento.

Además, criticó que Bukele se insinúe acercamiento con China como alternativa a Estados Unidos. El legislador describió a China como un socio no confiable que manipula precios a su favor y termina destruyendo a la industria local.

Leahy reconoce que El Salvador es soberano y su gobierno puede tomar sus propias decisiones. Sin embargo, advirtió que algunas opciones pueden golpear la relación de El Salvador con su principal socio comercial, político y donde viven millones de salvadoreños, muchos de los cuales siguen esperando regularizar su estatus migratorio, para lo que requieren apoyo político en Washington.

"Las decisiones que él (Bukele) y sus aliados toman en la Asamblea Legislativa, las cuales están destruyendo las instituciones democráticas de El Salvador y empoderando de nuevo a las Fuerzas Armadas, tienen consecuencias en las relaciones entre Estados Unidos y El Salvador", dijo el senador.

Entre ellas, ilustró que puede afectar el apoyo que Estados Unidos dé “para financiar a El Salvador a través del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial (BM). También tienen consecuencias en nuestras relaciones comerciales y la emisión de visas ”.

Por ello, aclara que no es un tema de soberanía, sino de un desafío a Estados Unidos y de posibles obstáculos a las relaciones comerciales “y al bienestar de millones de salvadoreños en Estados Unidos, así como en El Salvador. (elsalvador.com)