Vendedores de la Rubén Darío: “De aquí sacábamos para la comida y para la casa, pero ahora, ¿cómo?”

Vendedores de la Rubén Darío: “De aquí sacábamos para la comida y para la casa, pero ahora, ¿cómo?”

Sentada en un banco con su bebé de dos meses en los brazos, Briseili, de 32 años, observa cómo el personal de la Alcaldía de San Salvador desmonta el negocio que su mamá estableció hace más de 30 años en la calle Rubén Darío y que fue el sustento de su familia durante todo ese tiempo. Ahora, la joven dice no saber cómo obtendrá ingresos para ella y su hijo.

Este miércoles continuó el desalojo de los puestos, después de que la comuna notificó el lunes a los vendedores que tenían 48 horas para abandonar la zona de forma pacífica, de lo contrario, advirtió la alcaldía, utilizarían la fuerza.

Con visible resignación y tristeza, esta mañana decenas de vendedores observaban desde lejos cómo los puestos que construyeron por varios años eran desmontados por la alcaldía. Algunos comerciantes colaboraban, otros solo veían el proceso.

Briseili se refugió en la sombra de un puesto ubicado al otro lado de la acera para dormir a su bebé. Desde ahí, ve lo poco que va quedando de lo que alguna vez fue un negocio de espejos y otros artículos. "De aquí sacábamos para la comida y para la casa, pero ahora, ¿cómo?", dice entre molesta y triste.

"Nosotros vamos para la casa, porque no hay dónde trabajar, porque ¿cómo pues? ¿Qué vamos a hacer?", dice resignada otra vendedora. Su negocio ahora está marcado con una "X" para indicar que será demolido.

Algunos comerciantes aseguran que la única opción que les queda es vender de manera ambulante para poder sufragar sus gastos básicos, mientras les dan una respuesta clara sobre el ofrecimiento que les hizo la comuna de tener un espacio en el mercado Hula Hula.

"Supuestamente nos van a dar puestos allá abajo, pero sólo Dios sabe si será verdad o será mentira", afirma una vendedora.

Otra comerciante, amiga de Briseili, asegura que la comuna les informó que el lunes deben presentar en el mercado su solvencia de la Policía Nacional Civil (PNC), antecedentes penales y copias de su DUI y NIT. De tres a cinco días después los llamarán nuevamente para mostrarles los locales del establecimiento.