Alberto Fernández habló con Nicolás Maduro y le prometió defender la presencia de Cuba, Venezuela y Nicaragua en la Cumbre de las Américas

Alberto Fernández habló con Nicolás Maduro y le prometió defender la presencia de Cuba, Venezuela y Nicaragua en la Cumbre de las Américas

El viernes pasado desde la Habana, Nicolas Maduro tuiteó desde su cuenta en tono de que algo ya se estaba cocinando.

Dijo que aprovechaba la tribuna de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) para agradecer  "las valientes declaraciones del presidente de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños" , Alberto Fernández. Y dijo que "su voz firme (la de Fernández) será una de las voces más poderosas para cuestionar la exclusión y el intento de división de América Latina y el Caribe". Y sentenció "¡Todo nuestro apoyo!"

Fuentes oficiales contaron que  Maduro y Fernández hablaron el jueves pasado.  Ese día Fernández también habló con Andrés Manuel López Obrador. El mensaje de Maduro por Twitter dio como un hecho la  promesa que le hizo el Presidente argentino de que sería la voz crítica en el marco de la Cumbre de las Américas de la exclusión de Cuba, Venezuela y Nicaragua  anunciada por el gobierno de Joe Biden, quien será el anfitrión del encuentro interamericano de Los Ángeles, de entre el 6 y el 10 de junio. 

A esta altura, con todos los planes que ya ideó y que también dio de baja,  Alberto Fernández  debería confirmar en las próximas horas que va a asistir a la Cumbre de las Américas, de Los Ángeles, del 6 al 10 de junio.

Igualmente, el Presidente  sigue con dudas de aceptar la invitación  a la Cumbre que le llegó hace una semana y sobre la que habló el jueves pasado en la Casa Rosada con el enviado de Joe Biden, Christopher Dodd. 

Aceptar el convite significará también cumplir con su promesa de  defender la presencia en Los Ángeles de los líderes de Cuba, Venezuela y Nicaragua frente al presidente de los Estados Unidos. 

A ello se comprometió no sólo con Maduro sino con Andrés Manuel López Obrador, el pasado jueves. Fue después del paso del canciller Santiago Cafiero por Ciudad de México.

Desde el Gobierno prometían este domingo un  "discurso de integración distinto. Con la necesidad de que estén todos los países" presentes en la Cumbre de las Américas . Como presidente de la CELAC, Fernández ahora debe conformarse por doble partida a Biden, a López Obrador, y al eje La Habana, Caracas, Managua.

Biden decidió no invitar a los líderes de estos tres regímenes. Técnicamente, la medida es polémica porque un país se arroga el derecho de a quien invita ya quien no en el mecanismo de cumbres donde deberían estar todos. Pero lo hizo amparado en que son tres regímenes sin democracia, con presos políticos y una feroz represión de la oposición.

La decisión que sigue manteniendo a Biden desató una inédita rebelión en la región que encabezan a López Obrador y Fernández. El mexicano advirtió que no iría si no invitaban a eso tres países -tambien amenazaron con la misma dirección Bolivia y los aliados de Caracas en el espacio conocido como CARICOM- . Alberto F. lo sigue pensando. 

En los últimos días, el Gobierno protagonizó una seguidilla de ensayos y error. Alberto F. primero ideó una  reunión de la Comunidad de Estados de Latinoamérica y Caribe (CELAC) en Los Ángeles  previa a la de las Américas de Biden.

Desde el despacho del canciller Cafiero afirmó que "sólo sería un desayuno, o una cena" de los miembros de la CELAC presentes. Buscaban desactivar la idea de contracumbre" ya instalado hasta en medios oficiales en Buenos Aires, La Habana y Caracas.

Desde México el canciller Marcelo Ebrard se lo descartó y ningún país se subió a esa idea. Más aún, entre idas y vueltas, Dodd pasó por Brasilia y consiguió que Jair Bolsonaro confirmara que iba a dar presente en la Cumbre de las Américas. Siendo amigo del republicano Donald Trump, ahora el brasileño mantendrá su primera bilateral con Biden. 

En dialogo con los periodistas el sábado, López Obrador contó su conversación del viernes con Alberto F.. Dijo que hablaron "acerca de la asistencia de los países" a la Cumbre de las Américas. Y que el argentino le hizo una consulta, cuyo contenido no reveló, pero sí dijo que había un acuerdo "no para hacer una cumbre paralela en Estados Unidos, sino que  en el caso de que no se acepte invitar a todos los países, él ( Alberto Fernández) como presidente de la CELAC, hable de que no estamos de acuerdo con las exclusiones". 

Este domingo, el sitio del periodista Horacio Verbitsky, El Cohete a la Luna, dio detalles de la que habría sido una tensa reunión la de Alberto F. el jueves con Christopher Dodd y el embajador Marc Stanley.

Clarín  en Washington pidió opinión sobre la idea de la contracumbre en el Departamento de Estado como en la Casa Blanca. No hubo comentarios. (clarin.com)