Artista y disidente cubano inicia huelga de hambre y sed en prisión

Artista y disidente cubano inicia huelga de hambre y sed en prisión

El artista y disidente cubano Luis Manuel Otero Alcántara, en la cárcel desde las protestas antigubernamentales del 11 de julio, inició una huelga de hambre y sed, informaron el jueves (20.01.2022) activistas en redes sociales.

La curadora de arte y pareja de Otero, Claudia Genlui, avanzó la noticia en Facebook y destacó que el artista, líder del movimiento disidente San Isidro "está al límite" y que ha decidido rechazar todos sus "derechos" como preso: alimentación, llamadas y visitas.

"Quiero que quede claro, que la vida de Luis Manuel está al límite. Que no habrá un segunda oportunidad para salvarlo, él mismo ha dicho basta", escribió la curadora.

Otero considera que las autoridades cubanas le están "guardando como moneda de cambio" y esperan el momento adecuado para excarcelarlo si abandona el país, algo a lo que él no se quiere prestar, según Genlui.

El disidente tomó esta decisión poco después de que la fiscalía rechazase su petición de cambio de la medida cautelar que pesa sobre él para quedar en libertad a la espera de su juicio, tras más de seis meses en prisión preventiva.

El Movimiento San Isidro agregó que Otero ha sido trasladado a una celda de aislamiento y exigió en redes su "libertad plena" de manera inmediata y lamentó que el artista exponga "nuevamente" su cuerpo "por pensar diferente".

Otero está preso en la cárcel de Guanajay (occidente) desde el pasado 11 de julio, cuando trató de sumarse a las espontáneas protestas antigubernamentales, las mayores en décadas, aunque ya antes se había significado políticamente en el Movimiento San Isidro.

El disidente participó asimismo en el tema "Patria y vida", crítico con el Gobierno cubano y que se convirtió en grito de la oposición y lema de las protestas del 11 de julio.

Se le acusa de los presuntos delitos de desacato, desorden público, instigación a delinquir. Está además acusación de ultraje a los símbolos patrios. Human Rights Watch considera que estos cargos son injustos o infundados.

gs (efe, ADN Cuba, El Nuevo Herald)