El colapso del fascismo italiano cambió el panorama bélico en Europa

El colapso del fascismo italiano cambió el panorama bélico en Europa

La invasión de Sicilia por los aliados en el verano de 1943 produjo la caída de Mussolini, que todavía contaba con el apoyo de Alemania. Se formó un nuevo gobierno presidido por el mariscal Pietro Badoglio que disolvió el partido fascista y comenzó a negociar con los aliados. Mientras, el derrocado duce proclamaba un estado paralelo en el norte, la «República Social Italiana». Pero la situación escapaba a su control.

La firma del armisticio a inicios de septiembre precipitó la invasión alemana, el rey y el gobierno huyeron de Roma para ponerse bajo la protección de los aliados y, por fin, Badoglio declaró la guerra a Alemania el 13 de octubre. Así fue como Italia cambió de bando y a Hitler comenzaron a complicársele las cosas en el sur de Europa.

Tras su alianza con Alemania en el Pacto de Acero (22 de mayo de 1939), Mussolini había intentado evitar la invasión de Polonia. No ignoraba que Italia estaba insuficientemente preparada para actuar en un escenario de guerra mundial. Sin embargo, no ocultaba sus aspiraciones de erradicar la presencia de la flota británica del Mediterráneo y la de anexionarse territorios como Malta o Córcega.  También había puesto sus ilusiones en la ampliación de su imperio colonial, mediante la conquista de Túnez y la parte francesa de Somalia. Añadía a esos anhelos el poder jugar un papel de liderazgo en el área de los Balcanes.

El 10 de junio de 1940, Mussolini, juzgando que Francia se hallaba casi totalmente derrotada, y que Reino Unido atravesaba serias dificultades, les declaró la guerra. Malta, posesión británica en el Mediterráneo, fue bombardeada; Francia atacada por la frontera de los Alpes. En agosto de ese mismo año extendió el escenario bélico a África, penetrando en Egipto y otras colonias británicas. Tras unos breves éxitos, las tropas italianas fueron estrepitosamente derrotadas. Al año siguiente los británicos se apoderaron de parte del imperio colonial italiano en África. Era evidente que el Ejército italiano no estaba a la altura de las circunstancias.