Empleado del zoológico de Jamaica se burla de un león y pierde un dedo

Empleado del zoológico de Jamaica se burla de un león y pierde un dedo

 

Después de burlarse de un león en el zoológico de Jamaica, un empleado aprendió la lección de “no molestar a los felinos” de la manera más difícil. Ahora, le falta un dedo.

Las imágenes de video tomadas en el zoológico de carretera muestran al empleado burlándose y provocando a un león claramente exasperado, que rugió y mostró los dientes en un intento de que el hombre lo dejara en paz.

Aparentemente, al molestador le resultó divertido atormentar a un animal atrapado en una jaula, donde están indefensos contra los espectadores insensibles, pero su diversión duró poco. Cuando el empleado metió sus dedos a través de la jaula, aparentemente para presumir frente a los visitantes, el frustrado león apretó las mandíbulas con fuerza alrededor del dedo del hombre.

Una escena sangrienta se desarrolló frente a los visitantes horrorizados mientras el empleado luchaba por liberar su mano de la boca del león. Eventualmente, se alejó y cayó al suelo, perdiendo un dedo en el proceso.

No debería sorprender que los leones a los que se les niega todo lo que es natural e importante para ellos, como tener espacio que recorrer, una gran manada a la que pertenecen, actúen en defensa propia cuando los humanos los provocan. Meterse con los animales que están sufriendo en estas condiciones es vergonzoso.

En los zoológicos de carretera, los grandes felinos y otros animales languidecen en recintos pequeños y destartalados, donde a menudo caminan de un extremo a otro por frustración y angustia. Atrapados en estas prisiones miserables, los animales salvajes no pueden escapar cuando los visitantes les gritan, los pinchan y les toman fotos con flash.

Mientras los zoológicos de carretera de todas partes confinen a otros animales en condiciones miserables mientras fomentan una cultura de insensibilidad hacia ellos, es probable que ocurran incidentes como este. Un santuario de buena reputación nunca ofrecería, y mucho menos alentaría, el contacto directo con los grandes felinos.