Residente de Florida nacido en Haití arrestado como el último sospechoso del asesinato del presidente.

Residente de Florida nacido en Haití arrestado como el último sospechoso del asesinato del presidente.

El hombre, identificado como Christian Emmanuel Sanon, de 63 años, estaba acompañado por varios de los presuntos agresores cuando supuestamente voló a la nación caribeña en un jet privado a principios de junio, según Leon Charles, jefe de la Policía Nacional de Haití. . Sanon supuestamente había contratado a ciudadanos colombianos a través de una empresa de seguridad venezolana con sede en Florida para protegerlo a él y a su negocio. Pero luego recibieron una nueva misión: arrestar al presidente de Haití, según Charles.

"La operación comenzó desde allí", dijo el jefe de policía durante una conferencia de prensa el domingo, y agregó que varios hombres más se unieron al grupo antes de irrumpir en la casa de Moise en la capital de Haití, Puerto Príncipe, alrededor de la 1 am hora local del 7 de julio. .

El jefe de estado de 53 años fue asesinado a tiros mientras su esposa, Martine Moise, resultó herida. Desde entonces, fue trasladada a un hospital de Florida para recibir tratamiento y se sometió a una cirugía el sábado, según el primer ministro interino de Haití, Claude Joseph.

No está claro cómo los presuntos asesinos pudieron acceder a la residencia presidencial privada. El embajador de Haití en Estados Unidos, Bocchit Edmond, dijo a ABC News el viernes que el grupo se proclamó agentes de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos, algo que tanto el gobierno de Haití como el de Estados Unidos han negado. Sin embargo, Edmond dijo que es "obvio" que el grupo también tuvo "algo de ayuda interna". Los describió como "mercenarios internacionales".

FOTO: Leon Charles, jefe de la Policía Nacional de Haití, habla durante una conferencia de prensa en Puerto Príncipe, Haití, el 11 de julio de 2021.

Charles dijo que se sospecha que 26 ciudadanos colombianos participaron en la muerte de Moise. Hasta ahora, 18 de ellos han sido arrestados junto con dos ciudadanos estadounidenses y tres ciudadanos haitianos, incluido Sanon. Tres de los sospechosos colombianos murieron mientras cinco aún están prófugos, según Charles, quien los describió como "peligrosos".

Mientras registraban la casa de Sanon en Haití, las autoridades descubrieron un sombrero con el logo de "DEA", 20 cajas de balas, varias partes de armas, cuatro placas de automóviles de República Dominicana, dos autos y correspondencia con personas no identificadas. Charles dijo que Sanon llegó al país con "objetivos políticos".

En un video publicado en YouTube en 2011, Sanon se identifica como médico y acusa a los líderes de Haití de corrupción, diciendo que "no les importa el país, no les importa la gente".

"Nueve millones de personas no pueden estar en la pobreza cuando tenemos tantos recursos en el país", dijo Sanon. "No podemos soportarlo más. Necesitamos un nuevo liderazgo que cambie la forma de vida".

ABC News no pudo verificar que Sanon sea un médico con licencia. Sin embargo, los registros judiciales muestran que Sanon ha vivido en Florida, más recientemente en Boynton Beach, y se declaró en quiebra en 2013. En la solicitud de quiebra, Sanon enumera su ocupación como "médico / director" de una fundación con sede en Haití y la República Dominicana. . Los registros públicos indican que Sanon también ha vivido en Missouri.

Las autoridades han identificado a los estadounidenses detenidos como James Solages, de 35 años, y Joseph Vincent, de 55. El juez haitiano Clement Noel, cercano al caso, dijo a ABC News el viernes que ha entrevistado a ambos hombres. Afirmaron trabajar como traductores para el grupo y negaron ser mercenarios, según Noel. Solages dijo que encontró el trabajo en Internet y que se suponía que debían arrestar a Moise en lugar de matarlo, dijo Noel a ABC News.

Los registros públicos muestran que Solages, que supuestamente es de ascendencia haitiana, ha vivido en el sur de Florida y co-dirige una organización benéfica llamada FWA SA A Jacmel Avan, que se registró en 2019 en Tamarac, Florida. La organización sin fines de lucro se centra en acabar con el hambre infantil y mejorar la educación en Haití, según su sitio web. Una biografía de Solages en el sitio web lo describe como un "agente diplomático certificado" que anteriormente trabajó como guardaespaldas en la Embajada de Canadá en Puerto Príncipe. ABC News no pudo verificar de forma independiente esas afirmaciones.

Solages también es el director ejecutivo de una empresa en el área de Fort Lauderdale llamada EJS Maintenance & Repair, que se formó en 2019, según los registros estatales.

El Departamento de Estado de Estados Unidos "ciertamente está al tanto del arresto de los dos ciudadanos estadounidenses que están en Haití y continúa monitoreando de cerca la situación", dijo el viernes la portavoz adjunta Jalina Porter, declinando hacer más comentarios debido a "consideraciones de privacidad". "

El gobierno haitiano solicitó que Estados Unidos enviara tropas tras el asesinato del presidente para ayudar a estabilizar el turbulento y empobrecido país y asegurar su infraestructura crítica, como las reservas de petróleo y el aeropuerto internacional. En cambio, el gobierno de Estados Unidos acordó enviar a altos funcionarios de la Oficina Federal de Investigaciones y del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos para ayudar con la investigación, según la Casa Blanca.

Michel Dessources, portavoz de la oficina del primer ministro haitiano, dijo a ABC News el domingo que los funcionarios estadounidenses llegaron a Haití.

En una entrevista con ABC News el viernes, el primer ministro interino de Haití dijo que Moise fue torturado antes de ser asesinado y que las autoridades creen que "tienen a las personas adecuadas" bajo custodia.

"Los mercenarios llegaron a la casa del presidente, lo torturaron y lo mataron", dijo Joseph a ABC News. "Creemos firmemente que se hará justicia al presidente Jovenel Moise".

La línea de sucesión de Haití sigue sin estar clara. Pero Joseph, quien ha declarado el "estado de sitio" y actualmente está a cargo con la ayuda del ejército del país y la policía nacional, ha indicado que solo tomará el control temporalmente hasta que se elija un nuevo presidente. La comunidad internacional ha pedido a Haití que siga adelante con las elecciones presidenciales y legislativas programadas para finales de este año.

Los opositores políticos de Moise habían argumentado que su mandato presidencial de cinco años terminó en febrero, mientras que el difunto presidente dijo que le quedaba un año más porque las disputadas elecciones de 2016 retrasaron su toma de posesión hasta 2017.

Moise había gobernado por decreto desde enero de 2020, luego de que el país no lograra celebrar elecciones legislativas y el mandato de la legislatura expirara. Los líderes de la oposición lo acusaron de querer devolver Haití a una dictadura.

A principios de este año, Moise ordenó el retiro de tres jueces de la Corte Suprema y el arresto de casi dos docenas de personas, incluidos funcionarios prominentes, que, según él, estaban planeando un golpe. Estallaron violentas protestas contra Moise, lo que llevó al presidente a declarar el estado de emergencia en algunas partes del país en marzo.

La creciente crisis constitucional junto con los problemas económicos, la escalada de violencia de las pandillas y un brote mortal de COVID-19 han socavado los esfuerzos para reconstruir Haití tras un devastador terremoto en 2010 y el huracán Matthew en 2016.

Moise le había dicho a un periódico en español en enero que temía que la gente quisiera matarlo. Pero Edmond, el embajador de Haití en Estados Unidos, dijo a los periodistas la semana pasada que "no había ninguna advertencia" antes del ataque antes del amanecer. (abcnews.go.com)