Siguen las evacuaciones en medio de las visitas "puerta a puerta" del Talibán en Kabul

Siguen las evacuaciones en medio de las visitas "puerta a puerta" del Talibán en Kabul

Este 20 de agosto las evacuaciones de refugiados y extranjeros para salir de Afganistán siguieron en marcha a pesar de las dificultades como los controles de los talibanes y los problemas burocráticos. Mientras EE. UU. lanza operativos de evacuación a contrarreloj para sacar a todos los estadounidenses del país antes del 31 de agosto, los extremistas rastrean a posibles colaboradores de las fuerzas extranjeras con visitas "puerta a puerta".

 

Tras una jornada en la que se denunciaron obstáculos para acceder al aeropuerto de Kabul, este viernes 20 de agosto los equipos de evacuación reanudaron sus operativos. En varios aviones con banderas estadounidenses, alemanas y españolas se pretende sacar a los afganos y extranjeros en situación de vulnerabilidad del país asiático que cayó en manos de los talibanes. 

Es especialmente apremiante para Estados Unidos sacar a todos sus ciudadanos y colaboradores antes del 31 de agosto,  fecha en la que sus tropas deben abandonar el país tras el acuerdo de la Administración Trump con los talibanes en 2020.

Por eso, el Ejecutivo de Joe Biden redobló sus esfuerzos para agilizar las evacuaciones desde Kabul en los últimos días, no sin dificultades como las trabas burocráticas y los controles continuos de los talibanes para llegar al aeropuerto de Hamid Karzai. 

El acceso al aeródromo, cuyo funcionamiento es controlado por las fuerzas estadounidenses, está custodiado por la milicia fundamentalista, que ya ha hecho uso de la fuerza para impedir la entrada de afganos que buscan ser evacuados. 

 

No obstante, durante la jornada del jueves las tropas y los equipos estadounidenses desplegados en Kabul consiguieron trasladar a 3.000 personas, con un total de 9.000 evacuados a Estados Unidos desde el domingo -día en el que el Talibán se hizo con el control de la capital afgana-. 

En esta foto proporcionada por el Cuerpo de Marines de Estados Unidos, dos civiles durante el procesamiento a través de un puesto de control de evacuación durante una evacuación en el aeropuerto internacional Hamid Karzai, en Kabul, Afganistán, el miércoles 18 de agosto de 2021.
En esta foto proporcionada por el Cuerpo de Marines de Estados Unidos, dos civiles durante el procesamiento a través de un puesto de control de evacuación durante una evacuación en el aeropuerto
internacional Hamid Karzai, en Kabul, Afganistán, el miércoles 18 de agosto de 2021.  © Victor Mancilla / AP

"Entre los evacuados se encuentran familiares de ciudadanos estadounidenses, solicitantes de visados ​​especiales para inmigrantes y sus familias, y afganos vulnerables", detalló un funcionario de la Casa Blanca en la madrugada del viernes.

El portavoz del Pentágono, John Kirby, dijo en una rueda de prensa que el problema para acoger a las entre 5.000 y 9.000 personas que se pueden trasladar por día desde Afganistán a Estados Unidos es la dificultad para acceder al aeropuerto por la presencia de los talibanes y no la falta de aeronaves. Los extremistas tienen el control del acceso principal a Hamid Karzai, pero se han abierto entradas secundarias para facilitar el flujo de personas. 

Además, el funcionario señaló que se había incorporado la incorporación de funcionarios consulares del Departamento de Estado para verificar la documentación de los estadounidenses y afganos que lograron llegar al aeropuerto. A pesar de los avances, las esperanzas de que EE. UU. consiga sacar a todo su personal antes del 31 de agosto son escasas. 

Desde el Ejecutivo de Joe Biden se descartó la posibilidad de que las tropas salieran a recoger a las personas a sus casas y las escoltaran hasta el aeropuerto en Kabul.

Este viernes,  Alemania  mandó dos helicópteros H-145 M a la capital de Afganistán para realizar evacuaciones que llegarán a más tardará el sábado por la mañana para comenzar a operar "lo antes posible".

La decisión de última hora se tomó tras conocer que un ciudadano alemán había recibido una herida de bala mientras intentaba llegar al aeropuerto, algo que ha desatado las alarmas sobre la situación de peligro de los extranjeros en Kabul. La vida de la víctima no corre peligro y está pendiente de ser evacuada.

Hasta el momento, el Ejército alemán había lanzado 11 vuelos de evacuación desde la toma de Kabul por los talibanes el domingo, y tiene previsto realizar más en los próximos días. El Gobierno de Merkel se ha comprometido a evacuar a todos los alemanes del país y sus colaboradores afganos. 

Otras naciones también están aumentando sus esfuerzos en las evacuaciones. España  ya ha transportado a más de 110 personas y  Australia  a más de 160 hasta el momento.

La incertidumbre sobre los ciudadanos extranjeros que quedan en Afganistán es total y  tampoco se tiene una cifra sobre la cantidad de afganos que necesitan ser evacuados . Una situación que ha aumentado el caos en el aeropuerto, donde los ciudadanos se montan en los aviones de evacuación de forma totalmente aleatoria ante el desespero.

Visitas "puerta a puerta" para rastrear a colaboradores de EE. UU. y la OTAN

La presión sobre los detractores del Gobierno Talibán es cada vez más notoria. A pesar de que los fundamentalistas se han querido mostrar más moderados en lo que respeta a los derechos de las mujeres -violados repetidamente durante su anterior gobierno de 1996 a 2001- ya la libertad de expresión, los opositores vuelven a ser un blanco del grupo armado .  

Para los opositores de los talibanes que no se entregaron, el castigo llegó hasta sus puertas. Los combatientes realizaron "visitas puerta a puerta selectivas" a personas que trabajaron con las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN, según señala un documento redactado por consultores de Naciones Unidas y difundido por varios medios de comunicación.

Combatientes talibanes muestran su bandera mientras patrullan en Kabul, Afganistán, el jueves 19 de agosto de 2021. Los talibanes celebraron el jueves el Día de la Independencia de Afganistán declarando que vencido a Estados Unidos, pero empezaron a surgir desafíos a su gobierno que van desde la gestión de un país con una fuerte crisis económica.
Combatientes talibanes mostró su bandera mientras patrullan en Kabul, Afganistán, el jueves 19 de agosto de 2021. Los talibanes celebraron el jueves el Día de la Independencia de Afganistán
declarando desde que vencido a Estados Unidos, pero empezaron a surgir desafíos a su gobierno que van la gestión de un país con una fuerte crisis económica.  © Rahmat Gul / AP

"Están apuntando a las familias de aquellos que se niegan a entregarse y persiguiendo y castigando a sus familias según la ley sharia", dijo Christian Nellemann, director ejecutivo del Norwegian Center for Global Analyzes, a la agencia AFP.

Una acusación que los talibanes niegan rotundamente. Estos aseguran que sus combatientes no atacaron a civiles afganos desde el domingo y afirmaron que emitieron órdenes que prohíben a sus hombres entrar en domicilios particulares.

Con EFE, Reuters, AFP y AP