Uruguay enfrenta aumento de casos de COVID-19.

Uruguay enfrenta aumento de casos de COVID-19.

MONTEVIDEO, 30 may (Xinhua) -- A poco más de un mes de haberse decretado el cese de la emergencia sanitaria en Uruguay por la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19), la nación sudamericana atraviesa por un aumento de contagios del virus, aunque el alto nivel de vacunación hace que los casos graves sean pocos.

Entre el 15 y el 21 de mayo, Uruguay reportó 8.344 nuevos contagios de la COVID-19, arriba de los 5.549 de la semana previa, lo que confirmó una tendencia ascendente, según el último balance del Ministerio de Salud Pública.

Desde las unidades de cuidados intensivos se advierte un incremento en la internación, aunque la situación dista de las dos grandes olas anteriores que enfrentó el país sudamericano.

Si bien hay un aumento de los casos graves, "no son números comparables a la ola de enero-febrero, y muchísimo menos a la ola de abril-mayo del año pasado", dijo a Xinhua el presidente de la Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva, Julio Pontet.

"En abril-mayo del año pasado llegó a haber casi 600 casos de COVID graves (en cuidados intensivos). En enero-febrero tuvimos hasta 150 y ahora estamos en 27-28 casos", detalló.

Pontet amplió que del total de casos que hay en la actualidad, casi el 50 por ciento corresponde a "incidentales", es decir, que ingresaron por otra patología, mientras que los graves son entre 10 y 15 registros.

La particularidad es que en pleno otoño austral, los casos de la COVID-19, es decir, un 2 por ciento del total de ingresos en Centros de Tratamiento Intensivo (CTI), se dan junto a "un número importante de infecciones respiratorias por otras causas" propias del entrante invierno.

Más del 81 por ciento de la población uruguaya ha recibido dos dosis de la vacuna contra el virus y casi el 60 por ciento tres inyecciones.

La vacunación redujo las hospitalizaciones y de hecho en los CTI uruguayos "es un evento excepcional que haya ingresados que tengan tres o cuatro dosis", indicó Pontet, para agregar que "el beneficio mayor de la vacuna es evitar el ingreso".

El ministro de Salud Pública de Uruguay, Daniel Salinas, se refirió días atrás al incremento de casos de la COVID-19, al mencionar que "sobre todo se está dando en la franja de edad de 18 a 49 años".

"De pronto, hay un sesgo de interpretación de que el cese de la emergencia (sanitaria) es el fin de la pandemia. No es el fin de la pandemia", subrayó.

Salinas puntualizó que el aumento de casos se debe a la mayor circulación de un linaje con más capacidad de contagio que es BA.2, una subvariante de la variante ómicron de coronavirus.

En tanto, el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, aclaró que no habrá "marcha atrás" en medidas como el cese de la emergencia sanitaria decretado en abril de este año, pese al incremento de los casos.

Mencionó que si bien hay un aumento de los casos, "la gravedad" de estos "no es tal", para lo cual "las vacunas han ayudado fuertemente".

El país sudamericano acumuló 916.388 casos confirmados y 7.227 decesos desde el inicio de la pandemia en la nación, además de 7.606 casos activos.

El decreto presidencial del 5 de abril de este año fundamentó el fin de la emergencia sanitaria al constatar "la disminución sostenida del número de contagiados" y un "alto porcentaje de vacunación de la población uruguaya".

Con esa medida quedaron sin efecto los aforos para locales cerrados, mientras que el uso de mascarillas faciales pasó a ser sólo una recomendación para algunas situaciones en lugares cerrados.