Wuhan, primer epicentro de la pandemia, pudo albergar diez veces más casos de covid de los detectados

Wuhan, primer epicentro de la pandemia, pudo albergar diez veces más casos de covid de los detectados

En China, toda cifra oficial contiene un misterio. Más que nunca en esta pandemia, cuando la vida, la muerte y la eficacia gubernamental se miden en barras, líneas y gráficos. El gigante asiático ha sido uno de los países que mejor ha gestionado la crisis sanitaria, tal y como atestiguan los apenas 100.000 casos que constan en los registros estatales. La mayoría de ellos (un 70%) se localizaron en la provincia de Hubei cuya capital, la ahora famosa ciudad de Wuhan, albergó el epicentro original de la pandemia. Un estudio reciente, no obstante, apunta a que los casos podrían ser muchos más.

El pasado mes de abril, el Centro Chino para el Control y Prevención de Enfermedades (CCDC, por sus siglas en inglés) llevó a cabo una prueba de prevalencia serológica en la que participaron 34.000 individuos. Sus resultados, los cuales vieron la luz este lunes, concluyen que el 4,4% de ellos habían desarrollado anticuerpos contra la covid-19, de lo que se desprende que habían padecido y superado la dolencia.

La extrapolación de esa ratio supone que en Wuhan, hogar de 11 millones de habitantes –más que Nueva York, Londres o cualquier capital europea–, hasta medio millón de personas habrían sido infectadas, cantidad diez veces superior a los 50.000 positivos que las cifras oficiales reflejaban a mediados de abril, cuando el estudio se realizó. Un estudio similar llevado a cabo en España en cuatro fases (la última, en diciembre), ofreció como resultado que al menos un 9,9% de los españoles —más de cuatro millones y medio de personas— ha tenido contacto con el coronavirus.

China ha sido criticada por su gestión inicial de la pandemia y su retraso a la hora de alertar a la comunidad internacional acerca de la gravedad de la situación sobre el terreno, tesis que estos datos parecen corroborar. El Gobierno chino, no obstante, ha desestimado cualquier reproche y ha castigado con severidad a todo el que se han atrevido a desafiar la narrativa oficial, desde el doctor Li Wenliang hasta la periodista Zhang Zhan, condenada este lunes a cuatro años de cárcel por su cobertura informativa. Al menos otros tres reporteros independientes han sido detenidos y uno de ellos permanece en paradero desconocido.

La naturaleza de una pandemia, por otro lado, hace inevitable cierta imprecisión a la hora de contabilizar los casos, dado que las capacidades de testeo eran limitadas durante aquellos primeros días de enero en los que los hospitales de Wuhan se encontraban desbordados por lo que entonces era un misterioso patógeno recién descubierto. Además, las características del virus, con un periodo de incubación de hasta dos semanas, dificultaba aún más la labor estadística.

Los hallazgos de este estudio prueban también la efectividad de las medidas adoptadas por las autoridades chinas. La tasa de prevalencia decae marcadamente fuera de Wuhan, donde la combinación de confinamientos domiciliarios y bloqueo perimetral durante 11 semanas permitió ahogar la expansión del virus por el territorio nacional. En la provincia de Hubei el porcentaje se reduce al 0,44% y entre los 12.000 testados en otras seis ciudades chinas –incluyendo Pekín, Shanghái y Cantón– solo dos personas dieron positivo.

“Wuhan es la ciudad más segura del mundo”. Esta expresión se ha hecho recurrente tanto en la ciudad como en el resto del país. Pero, aunque las cifras son muy superiores a lo esperado, la ciudad todavía es vulnerable al encontrarse lejos de la inmunidad de rebaño, la cual los expertos estiman alrededor del 60%.

 

vía:ElPaís